Hospital San Juan de Dios

Cómo tratar el acné, las manchas y las lesiones vasculares mediante luz pulsada

Nuestra piel está expuesta a multitud de agentes externos e internos que la modifican, presentando, en ocasiones, signos que pueden alterar su equilibrio natural. Actualmente, existen diferentes vías para tratar esas alteraciones, que deben ser evaluadas y prescritas por el dermatólogo. En este sentido, desde el servicio de Dermatología del hospital San Juan de Dios […]

Nuestra piel está expuesta a multitud de agentes externos e internos que la modifican, presentando, en ocasiones, signos que pueden alterar su equilibrio natural. Actualmente, existen diferentes vías para tratar esas alteraciones, que deben ser evaluadas y prescritas por el dermatólogo.

En este sentido, desde el servicio de Dermatología del hospital San Juan de Dios de Córdoba, la doctora Victoria Amorrich realiza un tratamiento mediante luz pulsada para mejorar la apariencia y el desarrollo de alteraciones como el acné, las lesiones vasculares o las manchas en la piel.

El tratamiento con Ellipse es totalmente seguro y avalado por diferentes estudios clínicos que muestran su seguridad y eficacia. Pero ¿cómo actúa la luz pulsada para tratar estas modificaciones cutáneas?

En el caso del acné, el sistema utilizado en el centro de la Orden Hospitalaria hace que la hemoglobina de la sangre absorba la luz y la convierta en calor, lo que elimina las paredes de los vasos sanguíneos que alimentan las glándulas sebáceas. Con esto se consigue que disminuya la producción excesiva de grasa que influye en el acné y proporciona un efecto bactericida en la superficie cutánea.

Un efecto similar provoca sobre las manchas en la piel, resultado del envejecimiento cronológico natural que esta sufre por la disminución en la producción de colágeno y exceso de exposición al sol. En este caso, la luz pulsada hace que las células que contienen melanina o hemoglobina se eliminen con el calor, consiguiendo que el aspecto de las manchas no sea tan perceptible y desaparezca.

Finalmente, la luz pulsada consigue acabar con las rojeces y lesiones vasculares, destruyendo la pared del vaso sanguíneo que las causa, gracias al calor. Los equipos utilizados en estos tratamientos cuentan con un sistema de luz con doble filtro que asegura que solo la cantidad adecuada llega a la lesión, sin alterar la piel sana de alrededor.

En cualquiera de estas alteraciones cutáneas este tratamiento debe realizarse en los meses en los que la exposición solar no es muy elevada y por tanto el bronceado de la piel tampoco.

Fact check

Para asegurar una precisión adicional, este texto ha sido verificado. Incluye enlaces a fuentes confiables, como medios reconocidos, instituciones académicas e investigativas, y ocasionalmente, a publicaciones y estudios médicos. Todo el contenido ha sido exhaustivamente revisado. Si detectas errores, imprecisiones o contenido desactualizado, no dudes en comunicarte con nosotros para sugerir correcciones y contribuciones pertinentes.

Últimas noticias